Origen e Historia

Su nombre significa, en castellano, «oveja merina de care», también conocida como Merino Alemán o Merino Precoz Alemán. A pesar de que en su formación interviene mayoritariamente el merino electoral sobre el que actúan, entre 1860 y 1866, en mayor o menor medida, sementales de Merino Chatillonnais y Soissonnais, entre 1910 y 1914 sementales de Dishley-Merino (Sánchez Belda A. 1986). En 1933 se confirma su nombre y se crea el Libro Genealógico alemán.

Las mejores condiciones ambientales y los esquemas de selección adecuados terminaron por conformar una raza con las características básicas del merino aumentado considerablemente su peso y mejorada su conformación.

Aunque se da como fecha de introducción en España la de 1953, un de carneros y cuatro ovejas en la I Feria del Campo de Madrid, existen registros de presencia de merinos alemanes en España en el primer tercio del siglo pasado, en los primeros programas de Mejora desarrollados en España durante esos años , pero es a partir de 1961 cuando se inician las importaciones , llegando a un total de 2.250 cabezas entre dicho año y 1972.

Inicialmente introducida en rebaños perfectamente adaptada al suroeste peninsular, contribuye decisivamente a la mejora de las producciones ovinas de la región.

Características

Esta raza conserva las características etnológicas del merino, ciclo ovárico continuo, aportando una sensible mejora en lo que se refiere al tamaño, conformación y velocidad de crecimiento. Seleccionada por la ausencia de cuernos con alguna frecuencia los machos presentan cuernos en espiral.

Con tendencia a la hipermetría, su peso medio oscila entre los 70-85 Kg. en las hembras y 100-140 Kg. para los machos, cifrándose su prolificidad en torno al 140%. La producción de lana , de los tipos II-III (entrefina), entre 22 y 26 micras en mechas cuadradas con pesos del vellón de entre 7 y 10 Kg. para los machos adultos y 4 -5 Kg para las hembras.

Cerrar menú